Las cubiertas de color rosa chicle no me suelen atraer mucho pero es verano, hace calor, y la tumbona calentita que yace junto a la piscina parecía ir a juego con este libro titulado « Citas en Manhattan ». La cinta publicitaria ponía « La novela más divertida sobre cómo encontrar pareja ». Bueno, hay que aclarar que no soy soltera, ni tampoco lo es mi suegra, que me dejó el libro, pero me pareció divertido deslizarme en la piel (o en las Manolos) de una de esas « chicas sexy de Nueva York ».

Sin embargo, lo que me esperaba no era otra Sarah Jessica Parker, sino más bien una periodista catalana que vive en la Gran Manzana y que se ve forzada a abandonar momentáneamente sus crónicas serias sobre política internacional para escribir una columna diaria en las páginas rosas de verano del periódico que la emplea.

Emma Reverter nos ofrece una novela pseudo-autobiográfica irónica y bien documentada sobre el mercado (muy lucrativo) del amor en Nueva York, puntuada de reflexiones interesantes sobre la soledad, el matrimonio y la evolución de los valores familiares en Occidente. Hoy en día, se sorprenderá el lector, hay tantos tipos de citas (a ciegas, de millonarios, de 8 minutos cronometrados, en silencio) como de web especializadas en la búsqueda de la media naranja (citas para pelirojos, para gordos, para amantes de los animales, para apasionados del hip-hop, para solteros que les gusta la pesca, para cuerpos musculosos, para reyes de los bolos…)

Si a esto añadimos unas anécdotas tragicómicas, unas estadísticas sorprendentes, unos comentarios inteligentes y un punto de acidez, obtenemos un sabroso cóctel de verano. A disfrutar junto a la piscina, con enormes gafas de sol.

Citas en Manhattan, Emma Reverter, Ediciones Planeta Fábula.